Nuevos stickers

Escriba lo que está buscando:

Make your own custom-made popup window!

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore
[contact-form-7 id="3019" html_class="default"]

Santa Cruz de Lorica, Córdoba

Lorica saudita, como la llaman por ahí las malas lenguas, por su influencia libanesa y árabe, porque a Lorica sí que llegaron inmigrantes de ese lado del mundo, se dice, que una de las principales razones por las que llegaron los árabes fue la persecución religiosa para la época de las invasiones al Imperio otomano, donde las luchas entre católicos y musulmanes, implicaron una fuerte migración por parte de los jóvenes cristianos que vivían en el Líbano, Siria y Palestina, en busca de libertad religiosa. En esa migración encontraron en Suramérica, especialmente en el Caribe colombiano, unas tierras ricas con mucho potencial de convertirse en su hogar y de hacer negocios. Por eso hoy vengo a hablarte de un personaje que marcó un hito en la historia no solo de Lorica sino de todo el caribe Colombiano, te presento a Nicolás Char Zaslawy:

Hola, hoy quiero contarte mi historia, una historia de un inmigrante que hizo de Colombia su hogar. Soy Nicolás, actualmente vivo en Siria, el lugar donde nací, tengo 22 años y te cuento que aquí la cosa se está poniendo muy grave, si antes podíamos salir a pasear con nuestros amigos y familia, ahora, todos escondemos de las balas en casa porque allá afuera hay una guerra con el Imperio Otomano por causa de la religión, es una pelea entre musulmanes y cristianos que yo no creo que acabe nunca. Aquí todo se ha puesto muy difícil, ya no tenemos dinero y para conseguirlo, a mi madre, que tiene a mi hermana de mese de nacida, le ha tocado amamantar al hijo del vecino antes que a ella, es un vecino con mucho dinero al que su esposa no pudo darle pecho a su hijo y gracias a unas cuentas monedas que le paga a mi mamá diariamente, hemos podido comer nosotros también.

Estamos cansados de esta guerra, con mucha tristeza de dejar nuestra tierra, junto a nuestra familia, decidimos alejarnos de nuestras tierras e irnos lo más lejos posible a buscar un mejor futuro para todos. Es enero de 1924 y nos subimos en una embarcación que no conocemos con destino a un lugar llamado Colombia, un lugar al que muchos Sirios han emigrado, dicen que es seguro y hay muy poca gente.

Hoy según nos dicen, es Septiembre de 1924, muy cansados hemos tocado tierra en un lugar que nada se parece a nuestro lugar de origen, tiene un río muy grande y a sus orillas hay casas pequeñas, nos dicen que se llama Lorica, que ya estamos en Colombia, yo me la imaginaba diferente, es más avanzada de lo que pensé.

Tuvimos mucha suerte de llegar hasta aquí, pues otro de los barcos en los que venían unos vecinos nos dicen que naufragó en una fuerte tormenta, estoy tan agradecido con Dios porque además fuimos recibidos muy amablemente por quienes viven aquí. Las personas son una mezcla entre negros y blancos, les llaman criollos, aún no entendemos su idioma, pero no lo necesitamos para que nos dieran comida y techo. Han llegado muchas personas desde Turquía, Palestina y Siria, estoy contento porque es como tener un pedacito de casa a más de 12 mil kilómetros.

Ha pasado mucho tiempo ya desde que la familia Char llegó a Lorica y muchas cosas buenas para ellos pasaron en este lugar, pues iniciaron algunos negocios que les permitió enviar monedas de oro a su familia en Siria y se convirtieron en dueños de lo que hoy es la cadena de supermercados Olímpica y otras empresas más, estableciendo su hogar definitivo en Barranquilla.

Esta familia que, aunque abandonó las tierras de Córdoba, plasmó su apellido en la historia de Santa Cruz de Lorica al lado de muchos otros árabes que llegaron y que dejaron como herencia su comida, su arquitectura e incluso su mezcla racial.

Tú y yo, que somos apasionados por conocer las historias de los lugares a los que visitamos, no nos vamos a quedar con las ganas de visitar el mercado público de Santa Cruz de Lorica o como lo llaman los lugareños, El Ranchón y comernos allí el bocachico sinuano, también visitar su iglesia y el palacio municipal.

 

Y qué tal si de una vez aprovechas y te tomas una foto con tu sello MUCA de Santa Cruz de Lorica, la subes a tus Redes Sociales y nos etiquetas?